Cristina Mantilla Linkedin Cristina Mantilla Facebook Cristina Mantilla Google Plus Cristina Mantilla Twitter

Ayer tuvimos una agradable y bonita visita en Valmiñor, una de las bodegas con las que trabajo situada en la zona del Rosal, en el punto más sureño de las Rías Baixas. Los alumnos del Basque Culinary Center, llamados a ser los próximos grandes profesionales de la cocina, hicieron una parada en su ruta recorriendo algunos de los puntos más importantes de interés gastronómico del “mar de Arousa” y la denominación de origen. Una cita con el futuro, con los jóvenes que en pocos años serán los protagonistas del sector, y que deben conocer de primera mano los productos de mayor calidad de nuestro país. Como el grupo de alumnos era muy grande, se dividieron en 3 autobuses e hicieron la visita a O Rosal a tres espacios a la vez: Lagar de Cervera, Terras Gauda y Valmiñor. Para explicar en profundidad todo el trabajo que realizamos, les hicimos un recorrido por la bodega para explicarles cómo elaboramos y después catamos cuatro vinos: Valmiñor 2015, Davila 2015, L 100 2013 y Castañal C 100 2013. Generó mucho interés la comparación entre las diferentes tipologías y estilos de los tres blancos y les sorprendió muy gratamente el tinto, Castañal 100. La directora técnica de Valmiñor, Silvia Marrao, les explicó las características de los viñedos de AgroValmiñor y las peculiaridades de las variedades con las que trabajamos. El vino que en general les gustó más fue el albariño Valmiñor 2015 por la nariz frutal y potente que tiene. El Basque Culinary Center es la primera Universidad de Ciencias Gastronómicas y Artes Culinarias en toda España, y tiene sede en San Sebastián. El centro está dirigido por diversos cocineros de prestigio nivel mundial como Juan Mari Arzak, Martín Berasategui, Karlos Arguiñano, Andoni Luis Aduriz o Pedro Subijana, entre otros. Valmiñor trabaja viñedos...
leer más
Año de nieves, año de bienes. También en el mundo del vino. Este año atípico, en el que estamos viviendo un eterno otoño, es magnífico para pasear y disfrutar de las terrazas, pero muy perjudicial para nuestra uva en la D.O. Rías Baixas. A estas alturas podemos comenzar a predecir una mala cosecha 2016, ya que la uva no va a alcanzar el tiempo de descanso vegetativo que tanto necesita la viña. Aunque no se conoce con exactitud, podemos estimar que el Albariño necesita un periodo de horas de frío que ronda las 250. Estas horas de frío se contabilizan cuando se llega a una temperatura de 7º C o menor, y esas 250 horas están estimadas como el mínimo necesario para que la viña repose, de cara a desarrollarse en buenas condiciones en la primavera, cuando inicie su brotación. En inviernos como el de 2012 vivimos una situación similar y las horas de frío fueron muy justitas, lo que contribuyó, junto a otros factores, a que la cosecha fuese penosa. A día 26 del mes pasado de este año llevábamos solo 237 horas de frío, muy pocas para un final de enero. Si en febrero comenzamos a tener días de temperaturas por debajo de los 7ºC podremos llegar a ese mínimo de horas, de lo contrario ya tendríamos uno de los factores que afectan negativamente a la producción. Ya se sabe: cuerpo descansado, dinero vale…Y aunque nos encanta poder disfrutar del sol, está claro que este tiempo totalmente anómalo va a repercutir de una u otra manera no solo en los viñedos, sino también en el equilibrio de nuestra naturaleza. Aún es pronto para sacar conclusiones definitivas pero por el momento todo apunta a que en septiembre no vamos a encontrarnos frente a las tan deseadas buenas cosechas....
leer más
El sector del vino en Galicia ha dado pasos de gigante en los últimos años. Campaña tras campaña vemos innovación en cuanto a procesos de elaboración, embotellado, nuevas formar de maceración, envejecimiento… Espumosos, añejos, espirituosos y una larga lista de nuevas propuestas llegan progresivamente al mercado, con muy buena acogida. Y eso nos lleva a la siguiente pregunta…¿qué pasa con los vinos aromatizados? En las estanterías de tiendas gourmets y otros establecimientos especializados disponemos ya de algunos vermús producidos en Galicia, algunos con base vínica D.O. gallega. Sin embargo creo que hay mucho margen de mejora en el “terroir”, o ese conjunto de características que definen concretamente cada zona de producción. Utilizar variedades gallegas blancas como el Albariño, Godello y Loureiro, y tintas como la Mencía, Brancellao y Castañal, para el vino base, por ejemplo, serían opciones muy interesantes. También habría que tener en cuenta las plantas aromáticas gallegas y frutas, que resaltan sus peculiaridades con nuestro clima húmedo y sus suelos. Con la tradición que tenemos en Galicia tanto de vinos, como de aguardientes y licores de hierbas, muy mal lo tenemos que hacer para no conseguir un buen producto final. He de confesar que estoy últimamente reflexionando mucho sobre este asunto, y seguramente en pocos meses comparta con vosotros mis conclusiones. En una tierra tan rica y característica como la nuestra hay infinitas posibilidades que investigar, poner en valor, probar. ¡Veremos lo que nos depara en el futuro la tan valorada hora del vermú! Comparte......
leer más
A finales de este mes, en concreto del 26 al 29 de enero, se celebra en la capital Madrid Fusión 2016, una cita imprescindible para el sector enogastronómico. Allí estaré bien atenta a las primicias que se van a presentar, y aprovecharé para catar nuevos vinos, saludar a viejos amigos y empaparme de las nuevas tendencias tanto enológicas como culinarias. Al evento van bastantes bodegas como expositores pero echo de menos una mayor interacción culinaria con los vinos desde los cocineros. Cada edición de esta cita internacional, reúne a prestigiosos cocineros nacionales e internacionales, las marcas más exclusivas y los talleres y ponencias más interesantes en cuatro días que marcan el inicio del año y anticipan muchas de las novedades que veremos a lo largo del año. En el programa Enofusión, la parte centrada en el sector vinícola, tenemos cosas muy interesantes. Yo ya me he inscrito en la cata del lunes 25 a las 13.30h “El Ribeiro y su capacidad de guarda, un joven sugerente y un maduro interesante” en la que probaremos vinos de la zona y escucharemos un ponente experto sobre la materia, que bien podría ser Cristina Alcalá por su nuevo puesto. Otra de las actividades que llaman mi atención, por mis raíces familiares y vitícolas con el país, es la titulada “Tannat del Uruguay: una historia de arraigo e innovación”, presentada por la enóloga e ingeniera Estela de Frutos. El martes 26 a las 13,30 h probaremos los siguientes vinos: • Bouza Tannat A6 Parcela Única 2012 – (Bodega Bouza Boutique) • Garzón Varietal Tannat 2013 – (Garzón) • H.Stagnari Tannat Premier 2015 – (H. Stagnari) • Bertolini & Broglio Tannat Crianza 2012 – (Bertolini & Broglio) Por último asistiré la charla Garnachas del Mundo, una temática muy de moda en la actualidad, que...
leer más

Castañal 100

  Castañal 100 es un vino elaborado por Adegas Valmiñor&Ébano. VIÑEDO. La uva Castañal es una variedad tinta autóctona que solo la podemos encontrar en la sub-zona de O Rosal dentro de la denominación de Origen Rías Baixas. Los racimos son de tamaño medio formados por bayas de tamaño uniforme, esféricas y de color negro-azulado, cuya pulpa es incolora hasta que alcanza la maduración y tiñe su interior. El sistema de conducción es cordón doble con poda corta de tres pulgares por brazo y 2 yemas por pulgar, para delimitar la producción a 7.000 kg/ha. La densidad de plantación está entre las 2.000 y 2.500 plantas/ha. Los suelos son ácidos y están formados por piedras y rocas de esquisto metamórfico. Calles con cubierta vegetal natural formada por especies autóctonas como el ray-grass y el trébol blanco entre otras. Vendimia a finales de septiembre. ELABORACIÓN. Vendimia manual en cajas de 20 kg y cuidada selección de la uva en el viñedo. Mesa de selección en bodega, despalillado y ligero estrujado de las bayas. Maceración y fermentación alcohólica bajo una temperatura controlada (25-27ºC) durante aproximadamente diez días. Descubado y fermentación maloláctica en depósitos de inox. Envejecimiento entre cuatro y seis meses, en función de la cata, en barricas bordelesas de roble francés. Embotellado y posterior reposo en botella de un mínimo de tres meses previo a su salida al mercado. CATA. Color rojo picota limpio y brillante. Aromas a cereza y mora maduras con recuerdos mentolados, a clavo y herbáceos muy agradables. Delicada y fresca entrada en boca, donde perdura su carácter atlántico y contemporáneo, que hará que te apetezca seguir bebiendo este vino de variedad única en el mundo.   Comparte......
leer más